Noticias

Noticias

NOTICIAS

null Juzgado de restitución devolvió cerca de 500 hectáreas a víctimas del municipio de San Onofre, en Sucre

El Juzgado Segundo Civil Especializado en Restitución de Tierras de Sincelejo decretó la entrega material y definitiva de 12 predios a ocho familias víctimas de abandono forzado de tierras en el municipio de San Onofre, Sucre, luego de dirimir el litigio con Tekia SAS, empresa filial del Grupo Argos, que con el reconocimiento de los derechos de propiedad de los reclamantes cedió voluntariamente las tierras.

El Juzgado Segundo Civil Especializado en Restitución de Tierras de Sincelejo decretó la entrega material y definitiva de 12 predios a ocho familias víctimas de abandono forzado de tierras en el municipio de San Onofre, Sucre, luego de dirimir el litigio con Tekia SAS, empresa filial del Grupo Argos, que con el reconocimiento de los derechos de propiedad de los reclamantes cedió voluntariamente las tierras.

 

Sincelejo, 23 de octubre de 2020 (@URestitucion). 17 años pasaron desde que Edgar Martínez y sus ocho hermanos pisaron por última vez la finca Providencia que había pertenecido a su padre Jorge Martínez. Mientras recorrían los caminos de herradura en una caravana de caballos, iban recordando una feliz infancia y adolescencia de unión familiar, tradiciones y trabajo arduo en el campo.

“Estas fueron tierras muy productivas, mi papá tenía ganado, con eso nos dio estudio a todos, aquí solíamos pasar el tiempo libre y nunca nos aburríamos”, contó seguido de una serie de anecdotas que arrancaron las sonrisas de todos los que acompañaban el recorrido.

El emotivo encuentro se dio gracias a una jornada de reconocimiento de predios restituidos en el corregimiento Palmira del municipio de San Onofre, que fue organizada por la Unidad de Restitución de Tierras con el fin de devolver simbólicamente 496 hectáreas a familias víctimas de abandono forzado de tierras.

Representantes de Tekia S.A.S acompañaron la actividad para ratificar la entrega voluntaria de los predios que estaban siendo explotados por la empresa con cultivos de árboles maderables. Por orden judicial, el proyecto agroforestal será administrado por el Fondo de la Unidad de Restitución de Tierras, a través de una fiducia, y el producido se destinará a programas de reparación colectiva de víctimas vecinas de los predios, incluyendo a los beneficiarios.

“Este es el resultado de un trabajo de acompañamiento integral a las familias reclamantes, ahora que la restitución se empieza a materializar, pondremos todo nuestro esfuerzo en la articulación institucional para impulsar el cumplimiento de las órdenes judiciales dictadas en beneficio de las familias y la atención priotaria para el retorno”, enfatizó la directora territorial en Bolívar y Sucre, Mileth Agámez López.

Para el goce efectivo de los derechos de las víctimas, la justicia también profirió varias medidas complementarias y de reparación integral dirigidas a los entes territoriales y entidades del Estado, estas acciones están encaminadas a garantizar el acceso a salud, educación, vivienda, capacitación, empleo y proyectos productivos con un enfoque diferencial.

“Por parte de la Unidad de Restitución de Tierras acompañaremos con asistencia técnica agrícola a los beneficiarios para recuperar la productividad de las tierras y reactivar su economía”, puntualizó la directora territorial.

Arleth Martínez, una de las favorecidas expresó su agradecimiento a la Unidad de Restitución de Tierras. “Mi familia está muy agradecida con Dios y con esta entidad porque por fin estamos otra vez aquí disfrutando de la finca, ahora esperamos que todos los proyectos se lleven a cabo para que después de un largo tiempo, en unión con todos mis hermanos, podamos trabajar nuevamente estas tierras que son herencia de nuestros padres”, expresó.

Las órdenes judiciales también determinan el alivio de los pasivos financieros de los predios y la exoneración del impuesto predial por un periodo de dos años, gracias a un acuerdo suscrito entre la Unidad de Restitución de Tierras y la alcaldía de San Onofre.