Atrás

Sentencia ordena restitución de derechos territoriales sobre 71 mil hectáreas del Consejo Comunitario Renacer Negro de Timbiquí, Cauca

Sentencia ordena restitución de derechos territoriales sobre 71 mil hectáreas del Consejo Comunitario Renacer Negro de Timbiquí, Cauca

Gracias al proceso adelantado por la Unidad de Restitución de Tierras (URT), 762 familias podrán gozar de sus derechos territoriales, además de ejercer sus prácticas ancestrales y culturales que habían sido restringidas por el conflicto armado.

Popayán, 4 de julio de 2015 (@URestitucion). Por orden del Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras de Popayán se restituirán los derechos territoriales del Consejo Comunitario Renacer Negro, amenazados, cultural y ambientalmente, por actividades mineras a cielo abierto mediante el uso de maquinaria pesada, así como por otras prácticas que han ocasionado un grave deterioro de los recursos naturales y el tejido social.

El territorio colectivo que ha sido beneficiado es habitado por 762 familias (4.572 personas) y está ubicado en la parte alta y media de la cuenca del río Timbiquí,  cobijando a las comunidades de Mataco, San Miguel, El Charco, La Fragua, Velásquez, Cheté, Coteje, Realito, San José, Piandero y Santa María.

Para el director general de la Unidad de Restitución de Tierras, Ricardo Sabogal “Es un pronunciamiento judicial de gran impacto en materia étnica.  Definitivamente este tipo de decisiones desbrozan el camino de lo que debe ser la restitución a comunidades étnicas. Son más de 71 mil hectáreas restituidas que benefician a 4.572 personas, es una decisión  histórica. Seguimos cumpliéndole a las víctimas del conflicto” 

Con este fallo histórico, la URT y el Consejo Comunitario Renacer Negro de Timbiquí buscan revertir la ausencia de seguridad y soberanía alimentaria, la pérdida de prácticas culturales propias, el debilitamiento de su proceso organizativo y la transformación obligada de sus patrones culturales; elementos que han dado lugar a la vulneración de derechos fundamentales, individual y colectivamente.

La sentencia, emitida el 1 de julio de 2015, es un caso emblemático para el país, ya que conduce a la reparación histórica de comunidades que habitan el Pacífico colombiano, mediante órdenes que exhortan a autoridades del nivel nacional, local y departamental para el restablecimiento articulado de sus derechos territoriales.

El fallo,  bajo una línea de Derechos Humanos, representa un hito histórico nacional, no solo por ser el primero en el país que reconoce derechos territoriales para una comunidad afrocolombiana que habita una gran extensión, sino porque reitera y materializa que la noción de territorio trasciende el significado simplemente jurídico y económico, comprendiendo que la comunidad está ligada a él de una manera espiritual, cultural y de pervivencia, precisamente por su carácter ancestral.

 

Contexto histórico

Después del descubrimiento de América,  huyendo de la esclavitud, cimarrones y africanos formaron palenques en las costas y construyeron en las orillas de los ríos y mares, caseríos que hasta el día de hoy conforman los territorios de las comunidades negras.

Teniendo en cuenta ese contexto, en el 2001, mediante una resolución de titulación colectiva, el entonces Incora reconoció al Consejo Comunitario Renacer Negro como poseedor histórico de esas tierras, garantizándoles a las familias ejercer sus prácticas culturales y ancestrales como cosechar la tierra, pescar, cazar y extraer minerales, sin limitación alguna.

Sin embargo, la presencia de grupos armados ilegales, especialmente desde el año 2003, generó una disputa del territorio, con alta presencia de cultivos de uso ilícito y minería informal a cielo abierto con maquinaria pesada, generando desplazamientos masivos de las personas que quedaban en medio del fuego cruzado.

Hoy, gracias a la política de restitución de tierras, el Estado les devuelve a las comunidades étnicas las 71 mil hectáreas que conforman este consejo comunitario, con medidas que involucran el ejercicio de todo el andamiaje estatal, en aras de reparar de la mejor manera las afectaciones territoriales y contribuir a la paz.

La Unidad de Restitución de Tierras, la Dirección de Asuntos Étnicos (DAE) y la Dirección Territorial Cauca, agradecen al Consejo Comunitario Renacer Negro, la confianza depositada en el equipo que adelantó la caracterización de afectaciones territoriales. Este documento, creado con el apoyo de la comunidad, fue el elemento probatorio principal para presentar la demanda.

La comunidad, por medio de su conocimiento del territorio, de los hechos ocurridos,  así como por medio de su apertura para contar sus aspiraciones de vida en el territorio colectivo, posibilitó la demanda y las órdenes encaminadas a tal fin, dadas por el juzgado.

 

Fecha: domingo 5 de julio 2015 Fuente: Unidad Administrativa Especial de Gestión de Restitución de Tierras Despojadas