Noticias Marzo 2020

null La restitución de tierras tiene sabor a miel en Chengue y Salitral (Sucre)

com.liferay.journal.internal.util.JournalContentImpl@2b209d34

La Unidad de Restitución de Tierras (URT), la Embajada de Suecia y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) entregaron recursos para la implementación del proyecto de melicultura, que permite la producción de miel y aportar al cuidado del ambiente.

 

 

Ovejas, 05 de marzo de 2020 (@URestitucion). 159 familias, restituidas y no restituidas, de los corregimientos de Chengue y Salitral, ubicados en el municipio de Ovejas (Sucre), están trabajando en la implementación de la melicultura, iniciativa que consiste en la conservación de los recursos naturales y la flora con el objetivo de aportar al cuidado del ambiente y aumentar la producción de miel y polen.

El convenio de cooperación internacional entre la URT, Suecia y la FAO aportó 500 colmenas, centrifugas para la extracción de la miel, equipos de protección y tanques de almacenamiento, entre otros elementos, que permitieron la ejecución de esta iniciativa innovadora que integra a cuatro asociaciones: Asociación de Víctimas de Chengue (ASOVICHENGUE); Asociación de Cultivadores de Paz y Esperanza del Corregimiento de Chengue; Asociación de Productores de la Vereda El Tesoro (APROT); y la Asociación de Cultivadores Desplazados y Retornados de Salitral (ACDRES).

“Nuestro propósito es reconstruir la vida productiva de los campesinos de Chengue y sus alrededores, para que se conviertan en emprendedores autosuficientes en el trabajo de la tierra”, afirmó Andrés Castro, director general de la Unidad de Restitución de Tierras.

En su primera cosecha, los productores de Chengue obtuvieron 1.5 toneladas de miel, que están comercializando en la zona. Gracias a esta primera producción los campesinos presentaron su marca a la cual denominaron “Miel de Chengue”.

“Lanzamos la iniciativa social de melicultura haciendo un recorrido por tres de nuestros 20 apiarios y de esta manera demostramos que la producción de miel puede estar en sintonía con el cuidado del medio ambiente y que las familias participantes debemos apropiarnos de este emprendimiento de conservación y sostenibilidad para convertirnos en referentes nacionales e internacionales”, manifestó Orlando Causado, beneficiario de la Unidad de Restitución.

El convenio de cooperación busca impulsar iniciativas sociales, productivas y ambientales con el fin de fortalecer la sostenibilidad del proceso de restitución, que tiene la misión de devolverle la tierra a los campesinos y comunidades étnicas que fueron víctimas de despojo y desplazamiento forzado durante la violencia.