Noticias Diciembre 2014

null Un total de 553 familias del Consejo Comunitario Yurumanguí de Buenaventura avanzan en la restitución de su territorio

com.liferay.journal.internal.util.JournalContentImpl@2b209d34

Mediante acto administrativo RZE 0087 del 24 de noviembre de 2014, la comunidad del Consejo Comunitario del Río Yurumanguí, situado entre los ríos Naya y Cajambre (Buenaventura, en el Pacífico Vallecaucano) avanzó en el camino hacia la restitución de su territorio. Gracias al trabajo de la Unidad de Restitución de Tierras (URT), ya se encuentra listo el estudio preliminar que ahondó en las afectaciones que tuvo el grupo étnico por cuenta de los grupos al margen de la ley.

 

 

Buenaventura, 15 de diciembre de 2014. Más de 54 mil hectáreas en Buenaventura serán reclamadas  por la Unidad de Restitución de Tierras, Dirección Territorial Valle del Cauca Eje Cafetero, con el fin de beneficiar a 4 mil personas pertenecientes a la comunidad afrodescendiente del Consejo Comunitario Yurumanguí.

Este es el avance más significativo en cuanto a territorios étnicos se refiere en el Valle del Cauca, dada la situación de violencia que debieron padecer las 553 familias afectadas por la guerra que se libró en su territorio durante más de una década.

La Unidad de Restitución de Tierras, en cumplimiento del Decreto Ley 4635 de 2011, inició la caracterización de afectaciones territoriales encontrando que desde el año 2001 han confluido en el mencionado territorio todo tipo de fuerzas armadas ilegales que se enfrentaron entre sí. En consecuencia, la comunidad soportó las acciones violentas en su contra por parte de las Farc- EP, AUC y bandas criminales como Los Rastrojos, que cometieron torturas, desapariciones y masacres, provocando abandono forzoso del territorio, al igual que segregación de la comunidad, entre otras graves secuelas.

Entre los hechos violentos registrados, se recuerda la masacre que dejó 8 personas asesinadas en abril de 2001, realizada por un grupo de paramilitares que ingresaron a esta zona. Los hombres armados abusaron de las mujeres y amenazaron al resto de la comunidad. Esta situación obligó a más de mil personas afrodescendientes a huir del río Yurumanguí, llevando a la desaparición de una vereda completa. Bajo la misma modalidad, esta comunidad sufrió ataques de los otros grupos ilegales que forzaron el abandono del territorio en varias oportunidades.

Bajo este contexto de violencia, la población afrontó la fragmentación, dispersión y disolución de muchos de los hogares. Los niños y jóvenes, que una vez entraron en contacto con la dinámica y cultura del mundo urbano, perdieron motivos para regresar a sus veredas y retomar actividades tradicionales.

La caracterización de las afectaciones territoriales realizada por la Dirección de Asuntos Étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras, a través de la Dirección Territorial del Valle del Cauca ha logrado avances significativos tendientes a la reparación colectiva de la comunidad del río Yurumanguí. Esto, con el fin de recopilar el material probatorio, el cual se incluirá en la demanda que será presentada ante los juzgados, en busca de la restitución de los derechos territoriales.

Durante el 2014, la Unidad de Restitución de Tierras realizó los acercamientos con el consejo comunitario y a la Asociación Popular de Negros Unidos del Río Yurumanguí (Aponury). De acuerdo al censo existente realizado por el Proceso de Comunidades Negras (PCN) y a los estudios preliminares, se pudo establecer las actividades económicas tradicionales, número de habitantes, hectáreas tituladas, contexto social y hechos victimizantes sufridos por la comunidad.

Este proceso se logró adelantar gracias a la colaboración armónica entre la Unidad de Restitución de Tierras y el Consejo Comunitario Yurumanguí, en donde, por medio de reuniones y acercamientos realizados durante el año en curso, se concretaron las bases para el desarrollo del proceso.

Con este avance, el municipio de Buenaventura, gravemente afectado con la guerra, inicia el proceso de restitución de tierras en una extensión de grandes proporciones, donde los grupos armados ilegales confluyeron en contra de la población dejando desolación y abandono de territorios.

Se estima que la demanda se instaure durante el primer semestre del 2015, una vez se logre recaudar las pruebas tendientes a lograr la reparación y restitución de los derechos étnicos de la Comunidad Negra de la Cuenca del Río Yurumanguí de Buenaventura.